Autor: Alex Michaelides.

Un psiquiátrico como escenario, un asesinato de fondo y relaciones humanas complejas o traumáticas. Leí el argumento del libro y me atrajo de manera inmediata. Últimamente leo más sobre psicología y salud mental en general porque lo considero un filón para el conocimiento y la reflexión.

Alicia Berenson es pintora, está felizmente casada con Gabriel y vive en una casita con jardín. Es la vecina que todos podríamos tener. Aquella a la que no conocemos de nada porque nunca nos ha interesado pero hace bonito en el paisaje del barrio. Cuando pasa a ser la asesina de su marido empieza el revuelo mediático y deja de ser traslúcida.

Su silencio es a partir de entonces lo más notable de su carácter. Encerrada en un centro psiquiátrico, será estudiada y tratada durante años por especialistas atraídos por el enigmático significado de su mutismo. Theo Faber es el último en embarcarse en una más que previsible escarpada travesía. Ahondará en su vida como nadie lo había hecho hasta entonces. ¿Qué significan sus obras pictóricas, especialmente el Alcestis? ¿Cómo vivió de niña? ¿Qué secretos escondía bajo su aparentemente convencional vida marital? Y sobre todo… ¿por qué el silencio? ¿para evitar la cárcel? ¿se puede fingir tanto tiempo? Theo irá estableciendo paralelismos con su propia historia vital que no siempre resultarán positivos.

Existe una comunicación directa de Alicia con el lector desde el principio usando como medio un diario personal. Como tal, recoge frases directas, claras y breves. Nos deja ver sus acciones en las fechas previas al asesinato, no tan claramente sus sentimientos, a excepción del amor que siente por Gabriel, que es notorio en cada página. El resto de la novela la dirige Theo Faber en primera persona también. Las descripciones del ambiente son concisas, los diálogos precisos, no hay retórica en su narración, sólo ganas de transmitir el mensaje de forma sencilla y comprensible a todos los niveles. Pero el silencio de Alicia y la elocuencia de éste serán los verdaderos protagonistas de toda la trama. Estoy segura de que ya habíais pensado en ocasiones cuánto dicen los silencios. En contraposición a la sociedad que nos rodea, en la que es necesario hablar, escribir o mostrar imágenes públicamente para convencer, surge la habilidad de escuchar como medio de comunicación no verbal. Escuchar lo que no es posible oír. Observar, traducir, entender y actuar. La intencionalidad del silencio abre un abanico de posibilidades que habrá que descifrar: abatimiento, castigo, ira, manipulación, cobardía, reproches…

La novela se divide en cinco partes pero cada una de ellas contiene varios capítulos, lo que facilita la lectura y la hace más ágil.

Los personajes que revolotean alrededor de los narradores y que les ayudan a dar sentido tanto a la historia como a sus propias identidades se pueden clasificar por el nexo que tienen con uno u otro protagonista y los pacientes y trabajadores del sanatorio. De entre ellos destacaría a Ruth, psicoterapeuta creada por el autor inspirándose en una persona que le ayudó a él en sus días de confusión. Sin ser la estrella del escenario en numerosas ocasiones, sí es un constante símbolo de bondad y de esperanza en el ser humano y su recuperación. En general Michaelides no perfila los personajes con detenimiento, sino según van participando en los hechos que acontecen. A veces se echa en falta en la relación causa-efecto la explicación de uno de los dos factores. Sin embargo quiero pensar que es debido a la idea de poner el foco en Theo y en Alicia.

La lectura de La paciente silenciosa es bastante adictiva desde el principio. Obvio, si tenemos en cuenta el agresivo comienzo con la noticia de una mujer que asesina a su esposo. Al avanzar os iréis haciendo muchas preguntas. Seguid leyendo y resolveréis algunas, pero lo que no vais a adivinar nunca es cómo acaba. No quiero decir que vayáis a tener distintas opciones imaginadas para dar fin a la incertidumbre. Quiero decir que podéis encontraros, como yo, sin posibilidades, en blanco completamente. Y que os explote figuradamente la cabeza con un plot twist que os haga dudar incluso de lo que habéis leído hasta ese punto.

Y es sólo la primera novela del autor…

Editorial: Alfaguara.

Edición en formato digital.

Nº de páginas: 384.

Año de edición: 2019.

Más lecturas reseñadas...

2 comentarios

  1. Cierto que ha sido adictiva desde el principio , te hace entrar en la trama y quieres averiguar más y más , no podía parar de leer. Me ha encantado!! es un libro que mantiene viva la lectura en todo momento tanto en emociones como en el análisis y los pensamientos que te desencadena para trata de ir analizando, atando cabos… simplemente genial!!

    1. La verdad es que este autor me ha dejado con ganas de más. Leí que ha escrito guiones de cine. No me extraña. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad