La delicadeza

Autor: David Foenkinos.

En enero nacen los propósitos, las intenciones renovadas y, en fin, la planificación. Cabe la posibilidad de que únicamente pensemos que programando lo que ocurrirá, evitamos lo que no deseamos. Este año no vamos a dejar espacio para las desgracias y ya está, todo arreglado. No funciona así, tampoco en el sentido inverso. La delicadeza, de David Foenkinos me lo ha dejado claro, pero en estos meses que vienen intentaré atraer todo el bienestar lector que esta historia ha conseguido aportarme.

Leí que en una novela siempre se tratan temas principales, poniendo el foco en algunos de ellos: vida, amor, muerte… En poco más de doscientas páginas esta obra rezuma cantidades ingentes de todo lo que nos importa, o lo que me importa, mejor dicho. Soy una apasionada de la cotidianeidad, observo el día a día con asombro, alegría y espanto a partes iguales. Quizá por ello no he podido evitar que Foenkinos me haya dejado muda al reflejar la realidad tan corriente de Nathalie en su día a día al tiempo que provocaba en mi yo lectora un interés brutal por continuar sumida en esa normalidad devastadora o llena de esperanza y en común con cualquier ser humano.

Nathalie y François son un matrimonio enamorado, con un pasado y un presente ordinario. El equilibrio emocional perfecto en el que afortunadamente viven algunos, espero que muchos, hogares. Hasta que François muere en uno de esos momentos planificados, rutinarios, que no admiten fallo. ¿Y ahora qué? Empieza un calvario para Nathalie. Da comienzo el juego de la empatía. Imagina qué sucedería en tu propio pensamiento. Ella lo experimenta. Imagina dónde encontraría refugio. Ella también. Curiosamente el trabajo en la oficina se cuela por las rendijas donde habita la tristeza para abrirse hueco a codazos. ¿Significa esto querer superar, enfrentar o evitar? Es supervivencia, desde mi punto de vista.

Entonces, y siempre sin revelarte lo que quiero que disfrutes, entran en el plano las energías. Aviso que ya estoy cavilando por mi cuenta. Opino que la vida tiene dos caras y, aunque a veces cueste pasar de una a otra, acaba sucediendo. Creo que Nathalie también está convencida de ello. La determinación es clave si la parte más oscura se revela e insiste en reinar. Ya consiguió lo que quería, ahora empujemos fuerte para que la parte luminosa vuelva a ser más relevante y principal.

Es, en suma, una novela o más bien un lugar al que volver. La bellísima forma de escribir de Foenkinos me ha sacudido la cabeza. Esto que cuenta podría ocurrirle a tu vecina, a tu amiga o a ti misma. Sin embargo, en un café con ellas no apreciaríamos la delicadeza del corazón que dirige tantas y tan contradictorias emociones del proceso. Y el aplauso que merece el ser humano que lo alberga. El aplauso que merece Nathalie.

Quedan guardadas entre las teclas de mi ordenador las palabras para expresarte el montón de razones por las que leer La delicadeza te viene bien. Como a mí. Como a todos.

Título: La delicadeza.

Autor: David Foenkinos.

Nº de páginas: 218

Editorial Seix Barral. Colección Booket.

Año de la edición: 2022

Más lecturas reseñadas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad