Las historias domésticas acostumbran a regalarnos las más extraordinarias tramas para novelas. Los personajes más reales son los que nos conquistan por su singularidad. Súmale un entorno rural en Galicia y un tiempo pasado que nadie olvida y todos desean enterrar: el narcotráfico de los años 80. Voilá! Golpes de luz, de Ledicia Costas.

Una mujer en Madrid se separa y se lleva a su hijo con ella a vivir con la abuela gallega a una aldea. Parece sencillo, parece la historia de una vecina más. Parece normal. Es mejor que no te quedes en la superficie, absolutamente de nada, porque te pierdes el horror, la belleza, la frialdad, la risa, el desparpajo y, en definitiva, la aventura de cada historia cotidiana.

Esa mujer es Julia. Trabaja como periodista. Se siente una perdedora y llora mucho. Su hijo Sebas no puede consolarla porque a él nunca le cuentan nada. Su madre, Luz, anda por la casa desvariando y con un martillo guardado en el bolsillo del mandilón… Por si acaso.

Los capítulos llevan el nombre de quien los narra en primera persona, lo que nos facilita ir conociéndolos y empatizar con la forma en que afrontan las situaciones o el prisma desde el que ven la vida. Así, a veces eres la divorciada que no sabe si avanza o retrocede, si es buena o mala hija y madre, si será capaz de soportar el peso del mundo que ha inventado para que su vida tenga un sentido.

Si te adentras en el mundo de Luz vas a sonreír inevitablemente. Como sonreímos al escuchar a una persona mayor que sabe más por lo que calla que por lo que cuenta. Porque ellos, los mayores, saben tanto que no quieren estropearnos todas esas “primeras veces” de la vida y se obligan al silencio. O quizá quieren evitárnoslas.

El personaje de Sebas se va a agarrar a tu corazón para darte esperanza. No te cuento nada nuevo, es un niño y su mirada es bondadosa, sus palabras espontáneas y su amor infinito. No guarda rencor ni busca tres pies al gato.

Cuando Julia decide escribir sobre el narcotráfico en Galicia en los años 80, empieza a recordar su juventud. Aquellas calles con jeringuillas tiradas y muchachos perdidos… Entonces surgen las preguntas, cuestiones familiares que nunca resolvió. El divorcio ha sido como una sacudida y vuelta a la realidad que le grita que ya es el momento de ponerlo todo en orden y para eso hay que comenzar por saber, saberlo todo.

Como lector te sumerges en escenas hilarantes, casi todas protagonizadas por Luz, y antes de que se agoten las risas desciendes hasta el sótano de la tristeza y la indignación. Y así, de la alegría a la pena, el bucle se hace interminable y adictivo.

Ojalá pudiera desvelarte por qué creo que Julia somos todas aquellas hijas que tenemos la suerte de percibir a nuestras madres fuera de ese rol que no abandonan nunca. Ojalá pudiera contarte por qué Luz es el personaje más real. Ojalá pudiera decirte de lo que pienso que Sebas y toda su generación se han salvado.

Menos mal que leí la novela en lectura conjunta con un grupo de mujeres increíbles y pudimos intercambiar opiniones. Porque si te adentras en esta historia, vas a querer hablar de ella.

Si te ha recordado a alguna novela que conozcas, por el tema, el mensaje, los personajes o la autora, no dudes en recomendármela en los comentarios. Descubrir es bonito pero compartir es mejor.

Título: Golpes de luz

Autora: Ledicia Costas

Año de publicación: 2021

Editorial Destino

Número de páginas: 288

Más lecturas reseñadas...

4 comentarios

  1. Bravo. Solo tú sabes escribir reseñas preciosas que enganchan para leer el libro que con tanto amor describes. Esta vez he tenido la gran suerte de haberlo leído junto a tu grupo de lectura y la verdad es que la experiencia ha sido preciosa. Gracias por haberme animado en el último momento y por seguir en la nueva experiencia. 

    1. Jejeje. Mari Loli, si es que eres única. Es verdad que lo hemos pasado bien. ¡A seguir! Y muchas gracias por tus palabras, siempre.

  2. Tiene buena pinta! Me lo apunto para leerlo!

    1. Genial, no te vas a arrepentir, es súper agradable. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad