El bolígrafo de gel verde

Autor: Eloy Moreno.

Un hombre de treinta y cinco años, casado y con un hijo, vive atrapado en una gran ciudad y una vida rutinaria.

 Había leído sobre el autor, muy presente en redes sociales. Si eres aficionado a la lectura y tienes, como yo, el hábito de consultar en internet novedades, curiosidades o reseñas de otros blogueros, seguro que sabes de quién hablo. Decidí leer El bolígrafo de gel verde y crear una visión propia.

Un hombre de treinta y cinco años, casado y con un hijo, vive atrapado en una gran ciudad y una vida rutinaria. Siente que se asfixia en tan poco espacio. Lleva diez años en su puesto de trabajo, casi con los mismos compañeros durante todo ese tiempo. Ha visto cómo los enchufes queman el talento, privando así de ascensos a los que brillarían si no fuera por las chispas que los funden.

Recuerda su vida pasada y se pregunta cómo ha llegado al lugar que ocupa en el mundo. Quizá sólo se dejó llevar, o quizá era lo que buscaba y la perspectiva de su presente ha variado sin razón aparente. Familiariza al lector con su infancia y juventud. Todo lo cuenta desde un presente muy abstracto del que no revela nada para que sea absolutamente imprescindible pasar por su vida. Que bien pudiera ser la de cualquiera.

Arrastrando los pies cada mañana, ausente de objetivos, sin apetencia por su propia existencia, decide comprar un boli de gel verde. Que sea el único en la oficina, distinguible por todos, que le dé la identidad difuminada que ahora cree poseer. Y lo pierde. Y lo busca. Ahí comienza el verdadero sentido de la historia.

El autor no revela el nombre del protagonista, enfatizando así la ausencia de una personalidad atrayente. El ritmo de la lectura es irregular. Está escrito en primera persona. El narrador, al transmitir sus pensamientos y acciones durante los grises días que le envuelven, llega a contagiar al lector el hastío y la desgana. Sin duda ésta era la finalidad de Eloy Moreno. No obstante, ese sentimiento tan bien transferido, desaparece de modo intermitente con la presentación y descripción de los personajes que lo mantienen cercado.

El protagonista nos introduce en la visión, contaminada en ocasiones, que tiene de ellos: los tópicos de carácter o físicos que podemos encontrar en cualquier oficina diáfana donde los trabajadores están observándose durante más horas al día de lo que ven a sus propias familias.

Los capítulos cortos, fechados a modo de diario, ayudan a agilizar la trama y, al mismo tiempo, a insistir en esa repetición constante que es la vida. 

Es un libro lleno de realidad. Es un personaje repleto de normalidad. Es una llamada de atención. Es la reflexión que a veces nos exige la cotidianeidad. Es la representación de un mundo que nos embebe al intentar cambiar el significado de palabras como éxito y fracaso.

Merece la pena avanzar en su historia por las muchas enseñanzas que esperan para guiñar un ojo al lector. 

Editorial: Espasa Libros.

Año de publicación: 2009.

Nº de páginas: 314.

Más lecturas reseñadas...

4 comentarios

  1. ¡Qué casualidad! Me acabo de terminar Tierra, del mismo autor, y tenía en mente leer este o El Regalo, pero ahora, puede que me decida por este para así poder comparar las dos visiones. Que sepas que tengo muy en cuenta tus reseñas y me tientas a la lectura con cada una de ellas.

    1. ¡Hola! Qué bien que hayamos coincidido. He oído hablar muy bien de Tierra, pero como no me había estrenado con el autor quise empezar desde un poquito más atrás. Gracias por tus palabras, ¡qué ilusión que lo tengas en cuenta! Abrazoooo.

  2. Hola!! Terminado! No había leído nada de este autor aún y sí un libro que te hace reflexionar sobre determinados aspectos de la vida, en eso que nos envuelve cada día , en cosas que quedan instauradas día tras día y a veces no somos capaces de identificar o bien nos asusta tomar decisiones aún cuando lo vemos! Muy buenos matices y aspectos para pensar un poquito más y concederle prioridad a las pequeñas cosas y momentos que nos aportan!! Continúo con las recomendaciones.💋💋

    1. Hola! Estoy de acuerdo. Hay que ser valiente en la búsqueda de la felicidad. Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad