Autora: Susana Sanches Arins.

Clara ha vuelto al instituto. Un cáncer y una recaída la mantuvieron alejada de su mundo durante unos meses. Eso es pasado, ahora es una Clara nueva. Es una superoína, es SuperUlex. Siente que tiene poderes. El principal, una fuerza inusual. No, no es un nuevo rasgo psicológico, es fuerza bruta, incontrolable, de levantar porterías y canastas sin esfuerzo.

Estimulada por su bisa Rorita, que da alas a sus inesperadas ideas para salvar el mundo y la anima a actuar en la línea que dicta su conciencia a cada paso, Clara gana seguidores y detractores a partes iguales. Ve la vida de la misma forma pero no piensa tolerar más injusticias. En esta línea da comienzo una particular batalla contra sus profesores. No soporta que el sistema pase de lado junto al acoso, la discriminación o la humillación; que el alumnado tenga que agachar la cabeza y seguir adelante como si ser víctima o verdugo fuera cosa del azar y hubiera que arrastrar con resignación el rol que a cada uno le haya tocado en suerte.

Funda la tropa fandanga y querrá “cambiar el concepto de delincuencia, que el delito sea maltratar un perro y no robárselo a quien lo maltrata”. En palabras de la autora: “O que queremos é mudar o conceito de delinquência, que o delito seja maltratar um cao, e nao roubar-lho a quem o maltrata”.

La realidad impregna las páginas de un libro en el que destacan las pinceladas de fantasía y de humor. Éstas, lejos de dulcificar momentos, aportan acidez y profundidad a las palabras tan bien escogidas por quien, creo, quiere y consigue mostrar la vida de una adolescente normal. La enfermedad es una circunstancia, no un rasgo definitorio ni una excusa para mirar con condescendencia a Clara. Si acaso, ha supuesto acelerar su conciencia social y ambiental. Ni más ni menos.

Los personajes que sobrevuelan alrededor de la protagonista son, mayoritariamente, mujeres. Una madre en el papel de madre, y cualquiera que haya sido adolescente sabe de lo que hablo, una tía que está ahí aunque no sea cien por cien de su agrado y la bisa Rorita. Es ésta quien goza de la mayor simpatía por parte de Clara. Leer cómo es su relación, todo lo que Rorita transmite a su bisnieta, el modo en que hablan entre ellas y cómo disfrutan de su tiempo juntas es lo más especial de la historia.

Los capítulos son cortos y muy cortos y alientan la sensación del lector de estar dentro de la cabeza de Clara. Sus pensamientos van de lo divino a lo humano, desordenados, impacientes y, sin embargo, capaces de volverse tan lúcidos, responsables y coherentes que cualquier adulto los encontrará envidiables.

Vestir como ella quiere, expresar sus ideas, corregir injusticias…SuperUlex tiene muchos objetivos y está decidida a cumplirlos. Llámalo empatía, compasión, solidaridad o resiliencia. Llámalo como quieras. Yo creo que Clara lo llamaría simplemente vivir.

A veces el amor a primera vista queda en ilusión transitoria y deja un poso de decepción. Otras, las menos a mi parecer, triunfa la satisfacción de haber tenido una magnífica intuición que se convierte en alegría y recuerdo sostenibles. En estos pocos casos coloco a SuperUlex.

Es la primera obra que leo en gallego reintegracionista. Ha supuesto un gran esfuerzo y puedo decir que ha merecido la pena. Ojalá una futura traducción para que SuperUlex tenga un hueco en vuestras vidas, si es que no os animáis así, tal cual es ella, gallega por los cuatro costados.

Título: SuperUlex.

Autora: Susana Sanches Arins.

Nº de páginas: 249.

Editorial: Cuarto de inverno.

Fecha de edición: septiembre de 2020.

Más lecturas reseñadas...

2 comentarios

  1. Me ha parecido muy interesante.

  2. ¡Me ha encantado! Obrigada pola recomendación e polas reseñas que emocionan. 💜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad