Autor: Niklas Natt Och Dag.

1793 es un thriller histórico sueco.

El último cuarto del siglo XVIII en Suecia está marcado por el golpe de estado que protagoniza el rey Gustavo III para imponer de nuevo el absolutismo y frenar la llamada Edad de la Libertad. Todo ello aconsejado por Luis XV de Francia, cuyo país y sucesor protagonizarían la Revolución Francesa en el último tramo de siglo. Ante tales hechos, la monarquía sueca empieza a temer que ocurra igual en su nación.

Súmale que el país había quedado gravemente dañado económicamente por continuas guerras por tierra y mar con Rusia, Finlandia y Dinamarca.

En este contexto, además, ocurre el asesinato de Gustavo III, fruto de la conspiración de la nobleza, en 1792.

Y llegamos así a 1793. Un año de incertidumbre, tensión, inseguridad, pobreza y nerviosismo de todas las clases sociales. Unos esperando la llama que incendie Suecia y otros apagando las chispas surgidas en cada esquina.

1793 es la primera novela del autor y fue considerada mejor libro sueco de 2017. Se ha vendido en 35 países. Menudo comienzo literario el de este señor. Perteneciente a una de las más antiguas familias aristocráticas de su país, nos muestra la cotidianeidad de los plebeyos casi tres siglos atrás.

La novela

Nada más comenzar a leer te sumerges en un Estocolmo lúgubre y apestoso, lleno de borrachos que atestan las tabernas donde coinciden pordioseros y juerguistas de toda índole con guardias que más desean protagonizar grescas que mantener un orden que nadie espera y a todos sorprendería.

Mickel Cardell es un guardia de aquellos, un soldado mutilado por la guerra y esclavo de un dolor procedente de su brazo izquierdo, miembro que perdió en batalla y que sustituye por una prótesis de madera.

Cecil Winge es un abogado enfermo de tuberculosis, que trabaja extraoficialmente como investigador de la policía.

Sus caminos se cruzan cuando ya no esperan nada bueno de la vida. La relación es casi una amistad al uso. Y será lo más cercano al amor y al respeto que leas en sus más de cuatrocientas páginas.

El punto de partida para tan oscura novela es un hombre hallado muerto en un lago fétido y de aguas mugrientas. Por instinto, Cardell lo saca de allí y observa con horror que no es más que un tronco sin brazos ni piernas. ¿Quién es? ¿Cómo ha llegado hasta allí? ¿Quién ha cometido semejante atrocidad? Junto con Winge, se sumergirán en una investigación fuera de lo común. Y no sólo por las circunstancias del crimen. La enfermedad de Winge convierte el tiempo en impaciencia constante, los cambios en la comisaría de policía amenazan con cerrar el caso y los implicados que van apareciendo no quieren o no pueden colaborar.

La estructura de la novela sigue una lógica en la historia que orienta al lector y no lo deja perderse entre personajes, hechos, tiempos y contextos. Apuntaré únicamente que son cuatro partes y cada una corresponde a una estación del año.

El narrador es omnisciente en todas excepto en una parte, que es contada en primera persona. Invita a la intriga, te anima a seguir leyendo para saber quién es, qué papel juega en el caso que nos ocupa…

El autor consigue situarte de forma muy vívida en los ambientes y estados que describe: pensiones donde el agua de una jarra se congela durante la noche, calles tétricas y oscuras que ni siquiera disfrutan de las farolas encendidas con antorchas, un borracho con resaca encerrado en un armario de la taberna, las toses sanguinolentas de Winge, escenas escatológicas que te despertarán asco y risa a la vez y muchas más.

La novela también rezuma debates internos de los personajes en su lucha por sobrevivir o dejarse llevar por la senda que les muestra la vida y que no tiene más destino que una muerte segura.

La maestría con la que todo cuadra al final me hizo pararme varias veces a ordenar los datos que debería haber procesado hasta ese momento. Me admira cómo ha conseguido que todo lo mostrado tenga significado para la historia. No hay nada contado al azar.

Curiosidades

  • La descripción de una condena a muerte en el patíbulo, vivida por la ciudadanía de Estocolmo como una gran fiesta. Finales del siglo XVIII. Ocurría en más países, no debía de extrañarme pero es llamativo leerlo con tanto detalle y pensar que no ha pasado tanto tiempo.
  • El consumo de café como algo extraordinario. Que Suecia huele a café caliente en medio del frío que la rodea es algo que ya sabía. Pero no conocía la historia que hay detrás de un país que se sitúa hoy entre los diez mayores consumidores de esta bebida. Te dejo aquí un enlace a un artículo que creo que te puede gustar.
  • El tabaco masticado. Lo curioso no es que lo hicieran en el siglo XVIII, es que se seguía haciendo, aunque sin masticar, en 2005, que es cuando tuve la oportunidad de comprobarlo. Te dejo un enlace a la wikipedia donde explica qué es el snus, que se coloca entre el labio superior y la encía. Solamente está permitido en Suecia, no en el resto de Europa.

Como he quedado tan fascinada, también te dejo aquí un enlace a una de las muchas entrevistas que puedes encontrar del autor, por si quieres curiosear y entender un poco más el por qué de esta novela que a algunos puede recordar a El nombre de la rosa de Umberto Eco.

No soy aficionada a las trilogías en general, pero saber que ya se ha publicado en Suecia 1794 y que está por llegar 1795, puede que me haga cambiar de opinión.

Por mi parte, me rindo ante la ciudad de Estocolmo. Descubrirla supuso un momento imborrable hasta hoy. Revivirla a través de la pluma de Niklas Natt Och Dag y en 1793, un placer al que no quería ponerle fin.

Título: 1793

Autor: Niklas Natt Och Dag.

Año de publicación: 2020

Ediciones Salamandra

Más lecturas reseñadas...

4 comentarios

  1. Me pareció una novela brutal, carnosa y orgánica, con una estructura narrativa sorprendente y una historia muy redonda. También la recomiendo y estoy deseando que se publique en España la continuación. Enhorabuena pe tu blog

    1. Muchas gracias, Antonio. 1793 es una novela de esas que sabes que no vas a olvidar.

  2. Hola Francisca.
    Te devuelvo la visita y me apunto esta novela, de la que hasta la fecha sólo he leído buenas opiniones.
    ¡Nos leemos!
    Un saludo

    1. Muchas gracias, Daniel. Estaré pendiente de tu blog y de si haces reseña a 1793, que me interesa tu opinión. Saludos.

Responder a Daniel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad