Los viajes de Gulliver

Imagen de Ch. B. Lee en Pixabay .

Autor: Jonathan Swift.

Tan equivocados de nuevo los humanos.

Hablar de Los viajes de Gulliver para los que empezamos a peinar canas, hijos de naranjito y herederos de un sistema educativo más que cuestionable, es pensar en liliputienses alrededor de un gigante. Una imagen muy sesgada de lo que este clásico de la literatura inglesa significa pero inevitable de igual forma. Hemos visto a Gulliver como protagonista de dibujos animados o películas, y tanto se ha enfocado al  público infantil que no es raro encontrar quien considere a Swift como ilustre autor de un famoso cuento para niños. Tan equivocados de nuevo los humanos…

Porque he aquí la cuestión de nuestro texto a reseñar, sin perder de vista que éste data del siglo XVIII. Viajar está de moda, se suele decir. Quien no viaja no es abierto de mente, no tolera, no convive…Al margen de si estamos de acuerdo o no con ello, nos vamos a introducir en una novela repleta de viajes. Un navegante inglés, sediento de conocer el mundo y cirujano de profesión, se embarca una y otra vez en naves con distintos destinos, que tampoco importan porque él deja que el mar y las circunstancias de cada navegación le guíen en su periplo. El texto está escrito en primera persona pero existe la figura de un narrador más que nos adelanta lo que el marino médico va a vivir en el capítulo que sigue.

Así, Gulliver da con países nunca imaginados desde su Europa natal en cuatro viajes principales. El personaje  enamora por su interés en los habitantes y en sus idiomas, que aprende con tesón y esfuerzo no sólo para hacerse entender y vender lo que él cree que son las maravillas de su tierra o de su condición humana, sino para comprender la nueva cultura en la que cae por unos u otros motivos. Se enorgullece y se decepciona de su identidad y comportamiento en uno u otro lugar. Se compara sin remedio y adquiere hábitos impensables tiempo atrás.

Los seres más ridículos a nuestros ojos nos superan en ignorancia unos, en riqueza de corazón otros, en nobleza casi todos…La continua referencia a la forma de vida de la época y al sistema político establecido que creemos haber alcanzado tras siglos de colonialismo, guerras o hambrunas y enfermedades, es en realidad una sátira de los mismos.

Empieza a emocionar la lectura cuando al introducirnos en las aventuras de Gulliver nos metemos en su piel, nos identificamos con un personaje creado hace más de dos siglos y somos conscientes de la posibilidad de extrapolar su pensamiento a nuestra cotidianeidad. Se eriza la piel cuando su inteligencia, capacidad de adaptación y de sometimiento es tan superior a la que muchos seríamos hoy capaces de demostrar en situación similar. Atrapa leer la nobleza del reino animal y su atemporalidad. Enmudece descubrir cuánto enriquecerían dichos seres la sociedad que nos enorgullecemos de representar si ellos tuvieran voz y voto.

La novela es toda imaginación, pero ligada a una realidad que el autor parece considerar negra y falta de bondad aunque inteligente en el mismo punto. Quizá por la locura de personajes y lugares descritos ha trascendido más en forma de historia infantil en sus adaptaciones o quizá porque esa agudeza que Swift asociaba con la condición humana no es o no ha sido tal durante todos estos años, incapaces como hemos demostrado en tantas ocasiones, de leer más allá de las palabras escritas.

Año de publicación: 1726

Libro de Dominio Público.

Nº de páginas: 170

Más lecturas reseñadas...

3 comentarios

  1. Consultaré de vez en cuando el blog para tener información y otro punto de vista de lecturas interesantes. .
    Mucho éxito, el bog promete

    1. Me ha enganchado la reseña y estoy deseosa de tener el libro entre mis manos.
      Provocadora, lo has conseguido.
      Mucha suerte con el blog.

      1. Los Viajes de Gulliver te van a gustar, que yo lo sé. Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad