Autor: Sam Savage.

En la librería de Norman habita una rata. Rodeada de libros, se alimenta de ellos. ¿Qué otra cosa podría hacer? Cualquier lector que se precie ya habrá notado una punzada de envidia. El mundo entero a su alcance, sin otra obligación que comer… y ocultarse para no verse descubierto y aniquilado, claro.

Firmin es el más enclenque de sus hermanos, el decimotercer hijo de una madre con solo doce mamas para alimentar a su familia. Alcohólica y descastada, les enseña lo mínimo para sobrevivir y huye. El desapego es abrupto y paralelo al ingente interés que Firmin experimenta por aquellos libros que tanto interesan a los clientes de la tienda.

Asumida su autonomía impuesta, Firmin adopta una rutina que le reporta felicidad. Lee todo lo que puede, observa a Norman desde lugares estratégicos que encuentra con gran satisfacción y empieza a tener necesidades ¿humanas?

Norman es un librero corriente, un personaje con poco desarrollo en la trama. Hay algunos puntos álgidos que desvelan su personalidad y sus ambiciones.

Jerry es un escritor venido a menos que descuida su aspecto y se pasea a menudo por la librería de Norman. Debe vivir en el barrio. Eso cree Firmin.

¿Cómo lo conoces?

Es el propio roedor quien te relata su día a día. Un personaje carismático y peculiar que a través de sus vivencias despertará una empatía inusitada en el lector que le dejará con los ojos muy abiertos en numerosas ocasiones. Su relación con los humanos puede presentarse como un reto imposible, por los prejuicios de las personas hacia las ratas o de las ratas hacia las personas. O quizá sea que una amistad no depende de lo diferentes que seamos sino de los intereses que compartamos. Puede ocurrir que la vida transcurra sin toparnos con individuos similares y seamos capaces de mantener nuestra singularidad a pesar de todo.

Ese narrador en primera persona no te permite conocer del resto de personajes más que lo visto e interpretado desde su óptica más subjetiva. Por eso el salto de observar a conocer a las personas puede resultar devastador o ilusionante. ¿Demasiados sentimientos para una rata? Pero es una rata muy leída.

El recorrido literal por los capítulos de la existencia de Firmin es triste, divertido, estresante, asqueroso, ingenioso y hasta esperanzador. Solo a veces.

Un libro que bien podría haber abordado en la adolescencia por la ventana a la vida que muestra. Pisar un cine por primera vez, enfrentarse al ruido de las calles y al tráfico cuando sales solo de casa, intentar comunicarse para formar parte de un grupo o sobrevivir en medio de quienes crees que no les importas nada.

Yo lo he descubierto en su decimosexta edición, gracias a una charla de Concha Perea sobre creación de personajes en Youtube, que puedes ver aquí (habla de Firmin en el minuto 45). Si decides conocer a Firmin, cuéntamelo, porque me encantaría saber si a ti también te ha alterado la lista de roedores inolvidables: Mickey Mouse, Ratatouille, el Ratón Pérez, Jerry…y Firmin. Merece ese nivel.

Autor: Sam Savage.

Nº de páginas: 222.

Editorial Seix Barral.

Año de publicación: 2007.

Año de la edición: 2011.

Más lecturas reseñadas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad