Cuando la llamaste Claudia

Autora: Pilar Muñoz Álamo

Apenas me acerco a un libro y ya intento adivinar qué sentiré con su lectura. Suelo leer la sinopsis de la contraportada, no a todo el mundo le gusta hacerlo. He oído y leído opiniones al respecto y suelen exponer que les destripan parte de la historia y por eso no les agrada. Para mí la sinopsis es el modo de adelantarte un sentimiento, solo uno, el más evidente. De todo lo que el autor quiere provocarte, manifiesta lo que te atrapará si sucumbes a sus páginas.

De Cuando la llamaste Claudia no debió ser fácil extraer ese elixir de adicción a la lectura. Si buscas sentir, para, has llegado a la estación adecuada. Pilar Muñoz va a conducirte por las emociones de una vida, la tuya, que vivirás a través de otras vidas, las de Teresa, Aitor, Mónica, Juan Carlos, Ferrán, Álex, África…

Para enfatizar su objetivo, lo narra todo en segunda persona, haciéndote protagonista a ti de lo que en realidad le pasa a Aitor: un hombre casado, con dos hijos adolescentes, una mujer que siempre estuvo con él, un trabajo normal, un amigo estupendo con una mujer excelente y una madre. ¡Qué mediocridad! Sí. Ahora imagina que alguien te deja entrar en la cabeza de una sola de esas personas, la de Aitor.

Libre acceso al pensamiento y al comportamiento de un hombre. Lo cierto es que no ves la realidad tan clara como quieres hacernos creer. Tus reacciones y tus planes dejan un reguero de inseguridad que confirmas mirando a los ojos de tus seres queridos. Pero se te olvida que no posees la certeza de sus opiniones, de sus experiencias con respecto a ti o que no viven de idéntica forma las circunstancias que os rodean a ambos. Te ha pasado. A Aitor también le pasa.

Duda de su matrimonio y de cómo ha criado a sus hijos. Duda de su amistad y de hacia dónde dirigir su lealtad. Hacer daño a unos significa proteger a otros.

Y, para hacerlo todo más cotidiano, piensa en África, su compañera de la universidad. ¿Hacia dónde va Aitor? ¿Hacia dónde vas tú?

Existe algo que desencadena su sinvivir y hace que a Aitor le estalle la cabeza. Su mujer, Teresa, no puede ayudarle porque, al mismo tiempo, lucha contra sus propios demonios.

Sigue siendo la historia de un hombre casado, con dos hijos adolescentes, una mujer que siempre estuvo con él, un trabajo normal, un amigo estupendo con una mujer excelente y una madre.  Y en un día todo su equilibrio, esa falsa mediocridad en la que todos flotamos, salta por los aires. Afrontar, aceptar, huir, rechazar, amar, odiar… A los vaivenes con los que todos convivimos y de los cuales se podrían escribir novelas del tamaño de Guerra y Paz, sumamos un hecho explosivo que nos obliga a abandonar ese limbo en el que simplemente somos por pura rutina. Pasamos entonces a liderar una cruzada en la que nuestra victoriosa salida dependerá de las decisiones que tomemos, nazcan de la razón o del corazón.

Un papelón el de Aitor. O quizá él solo sea el observador del que se vale la autora para mostrarnos a los verdaderos protagonistas. ¿Alguna vez te has planteado si eres actor principal o secundario de tu propia vida? ¿Sabes darle a cada persona el papel que merece en determinados momentos?

He reflexionado mucho con esta novela. Me he sorprendido con bastantes escenas. Me la he “bebido” en dos días. Es una historia repleta de la extraordinaria normalidad que nos rodea a todos y a la que ni debemos ni podemos dar la espalda, porque de otra forma no podríamos afirmar que vivimos.

Si quieres saber más de la autora, te dejo el enlace a su blog.

Título: Cuando la llamaste Claudia.

Autora: Pilar Muñoz Álamo

Nº de páginas: 229

Autopublicado

Año de publicación: 2020

Más lecturas reseñadas...

2 comentarios

  1. Gracias por la reseña. Lo anotaré en mi lista de libros……. Pero lo importante avanzar. 😘😘

    1. Claro que sí. Si lo lees ya me cuentas… Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad